Hoy profundizo un poco sobre unos de los valores de Pell d’Arbre: la Sostenibilidad.

No fue muy difícil decidir qué valores tendría mi marca de complementos. Realmente solo tuve que pensar qué valores son importantes para mi y que valores me gustaría que todas las marcas tuvieran.  No hay un orden de importancia en estos valores, para mi todos son igualmente fundamentales.


«SOSTENIBILIDAD» no es una palabra que me encante hoy en día porque creo que su significado se ha deturpado en los últimos años. Desconfío de las empresas que anuncian tener productos «100% sostenibles» porque normalmente están haciendo «greenwashing»


Para mi la sostenibilidad sin TRANSPARENCIA no significa nada. Afirmar que algo es sostenible sin explicar muy bien qué quieres decir es uno de los trucos más usados hoy en día para engañar al consumidor. Al final estamos en un momento en el que toda la gente se empieza a querer involucrar en crear un mundo más sostenible. Pero el problema es que una gran parte de esas personas no están realmente informadas o no son críticas lo suficiente. 


PELL D’ARBRE es una marca que tiene en cuenta la sostenibilidad de las siguientes maneras: 

Incentivando el consumo consciente:

La manera como nuestra sociedad consume, o mejor dicho «hiperconsume», es la verdadera raíz del problema. Aún que todas las empresas empezaran a trabajar solo con materiales de bajo impacto y con procesos más eficaces energéticamente, si el consumo per cápita sigue subiendo tanto como ha subido hasta ahora, la vida en el planeta como la conocemos hoy en día sigue condenada a acabar en pocas décadas. La mejor estrategia que puedes usar para ser más sostenible es ser un consumidor consciente. Para no incentivar a la compra impulsiva no hago rebajas, ni promociones instantáneas en las cuales los clientes tienen que correr a comprar para tener un descuento. Tampoco hago publicidad pagada ni regalo productos a «Influencers» a cambio de que hagan difusión.  

Trabajando con un material muy especial que viene de una industria con un impacto positivo:

El corcho es la corteza de los alcornoques y su extracción es un proceso muy respetuoso y de bajo impacto, puesto que no hay que tallar el árbol y que la corteza se regenera. Las florestas de alcornoque son hábitats llenos de biodiversidad. Además los alcornoques son una de las especies forestales más ecoeficientes llegando cada árbol a absorber 5 toneladas de CO2 al año. Al invertir en la industria del corcho estamos ayudando a la preservación de esas florestas.

Produciendo cantidades pequeñas:

Como ya os habréis enterado los productos en la web se agotan con mucha rapidez. Si compras algo online lo más probable es que después de la compra ese producto aparezca marcado como «agotado». Me considero diseñadora, pero también artesana. Todos los productos están hechos a mano por mi y son el resultado de mi excepción creativa. Por eso no hago productos iguales de una misma tirada, sino que voy haciendo uno de cada a medida que siento que hay necesidad. No tener mucho stock es importante para no arriesgar el desperdicio. Por otro lado el formato de producción limitada hace que los productos sean aún más especiales, porque solo habrá 10 o 20 (dependiendo del producto) unidades de cada en el mundo. Eso también hace que el vínculo emocional con el objeto sea más fuerte y por consecuencia menos probable que este acabe en la basura.  

Produciendo lo mínimo de residuos aprovechando al máximo los materiales:

Ya escribí en otros posts como diseño y produzco de manera a aprovechar al máximo los materiales por eso no me voy a enrollar demasiado con esta estrategia. Resumiendo: al hacer todo el corte a laser aprovechó todos los espacios dejados por las piezas más grandes, como las de los bolsos y carteras, para hacer piezas más pequeñas, como las de los pendientes.

Aplicando materiales de bajo impacto:

Upcycling o supraciclaje es una forma de reciclaje que transforma materiales que serían considerados desechos en productos de mayor valor. Siempre que posible, uso materiales que han sido descartados, principalmente para hacer los forros de los bolsos . Por ello muchos de los productos son únicos, pues los materiales no llegan para hacer muchos ejemplares. Cuando no me es posible reciclar tejidos descartados elijo usar tejidos orgánicos (como el algodón y el lino orgánico) o fibras naturales de muy bajo impacto como el lino y el cáñamo.

Contribuyendo a la economía circular, local y social:

Mantener una cadena de suministros lo más local posible es muy importante para mi. El tejido de corcho que compro para hacer los productos viene de Portugal y todos los demás materiales los compro a nivel lo más local posible, casi todo en pequeños negocios valencianos. Además hago colaboraciones con otros artesanos de manera a ayudarnos mutuamente y también colaboro con organizaciones sin ánimo de lucro en España y Portugal donando todos los benefícios generados con los productos solidários.

Author Ana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.