San Valentín 2021 ya está a la puerta. Yo no suelo celebrar el San Valentín. Pero no tengo nada contra hacerlo. 

Mi pareja ya sabe que los regalos comprados no me suelen gustar, me da igual lo cuánto haya costado. Por otro lado, me flipa cuando me regalan algo que haya sido hecho con cariño, de forma considerada e intencional.  

(…) me flipa cuando me regalan algo que haya sido hecho con cariño, de forma considerada e intencional.  

Os propongo que (si aún no lo hacéis) regaléis a las personas que queréis regalos no consumistas. O sea que no os conforméis en comprar un producto acabado y regalarlo. 

Os doy algunas ideas de alternativas no consumistas: 

Un buen regalo requiere tiempo. Tiempo para pensar, para recordar, para analizar o para descubrir qué desea la otra persona. 

Si esa persona te quiere y tú la quieres a ella simplemente tu tiempo será un regalo muy apreciado. Tu tiempo de verdad, sin distracciones, con presencia, con atención y con amor. 

Un regalo tan sencillo y a la vez tan especial debe ser regalado con frecuencia, más allá del San Valentin, ¿no crees?  

¿Hace cuanto no expresas lo cuan especial es esa persona para ti? ¿Cuál fue la última vez que le dijiste que características suyas te enamoran de verdad? 

Díselo. Díselo al despertar. Díselo cuando menos espera. Díselo al oido. Díselo en lengua gestual (si es ese el caso). Díselo mientras le sujetas la mano. ¿No se te va bien la oratoria? 

Escríbelo. Escríbelo en prosa o en poesía. Escríbelo en una carta lacrada. Escríbelo en post-its y repartelos por toda la casa. Escríbelo con el corazón. 

¿Y todo lo que puedes decir sin abrir la boca, sin escribir una palabra, a través del toque? Lo más probable es que tu sepas mejor que nada como a esa persona le gusta que le toquen. Tocale donde le gusta. Tocale como le gusta. Dependiendo de vuestros gustos prepararle una sesión de masajes, de carícias o de besos. Y no olvidemos lo bueno que es que alguien te rasque la espalda.

Personalmente soy una enamorada de los sabores.

Cocinar para las personas que quieres es transformar tu amor en alimento. 

Cocínale una tarta con sus frutos favoritos. Cocínale el desayuno y llevalo a la cama. Cocínale una cena con los sabores típicos del país que queréis visitar juntos cuando acabe la crisis pandémica actual. 

Cocínale con pasión, ingredientes sanos y (claro) veganos.

El apoyo tiene muchísimas formas, la más sencilla es oír. Oír de verdad, con atención, sin juzgar, sin estar esperando el momento de poder hablar. Oír con la misma concentración con la que oyes tu banda o podcast favorito. 

El apoyo, cuando hace falta,  se demuestra con sencillez, después de oír, con un simple “yo te apoyo”, “¿cómo te puedo ayudar?”, “¿qué puedo hacer para ayudarte?”, etc. 

Apoyale para que crezca. Apoyale para que se conozca. Apoya su intención de tener mejor salud o de ser mejor persona. Apoyale y deja que te apoye.    

Regalar sueños es hacer planes. Planes de cosas para hacer juntxs o separadxs, pero siempre apoyadxs. Es soñar juntxs. Es conversar y aprender como hacer camino juntxs. Puede ser preparar las próximas vacaciones teniendo en cuenta las pasiones de lxs dxs. O diseñar la ruta perfecta entre dos puntos que recogéis a menudo. Pueden ser sueños más o menos ambiciosos. Proponle un sueño.  

¿Quieres hacerle un regalo así más material? No hay nada malo en eso. Lo puedes hacer igualmente de manera no consumista. Hazlo tu. Hazle algo con tus manos, con tu creatividad, con tu amor. Hazle un ramo con flores del campo. Hazle una playlist con vuestras músicas favoritas. ¿Sabes dibujar o pintar?  Hazle un retrato. Hazle un collage con vuestras fotos. No tienes ninguna habilidad artística del estilo? Haz un cubo de palomitas caseras y prepara una noche de cine con su película favorita. 

No se vosotros pero yo acabé bastante inspirada. ¿Tenéis más ideas de regalos “no consumistas”? Compartelas en los comentarios, me encantaría conocerlas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *