Este mes quiero celebrar el liderazgo femenino. 


Para ello hoy os hablo de 8 mujeres inspiradoras y sus negocios, todos ellos localizados dentro de la Comunidad Valenciana. Todos estos proyectos tienen valores semejantes a los de Pell d’Arbre y tengo el placer de conocer personalmente a las mujeres maravillosas que los lideran. 

Rosa & “Cake Project


Conocí a Rosa en el inicio 2019 cuando abrió las puertas de su pastelería vegana y sin gluten, justo en frente del portal del edificio donde vivo. 

Rosa vivió 16 años en Inglaterra donde se formó en pastelería, chocolatería y gastronomía, conoció a Phill (su marido), empezó su primer negocio vendiendo pastelería vegana y sin gluten online y donde nació su hija Lucia.

Basta con ir a Cake Project una vez (que seguramente no será la única) para percibir que Rosa lo hace todo con muchísimo amor, dedicación, atención al detalle e ingredientes de primera calidad. Sus tartas, dulces, panes, desayunos y almuerzos son sanos, muy sabrosos, plant-based y sin gluten (lo que para mi es el cielo en la tierra).

A veces creo fue un regalo del universo que me tocara tener este paraíso gastronómico al lado de casa. En este momento el local de Rosa está cerrado por cuenta de las restricciones pero se pueden hacer encargos através del perfil de Instagram de Cake Project.


Si tuviera que elegir dos palabras para describir a Rosa y su proyecto estas serían “amor” y “dedicación“. 

Geraldine & “Refarm’d


Conocí a Geraldine en un encuentro vegano y desde el primer momento me pareció una persona super interesante.

En el momento me contó que había trabajado en la creación de una ecoaldea vegana en Portugal, lo que me llamó muchísimo la atención. Geraldine nació en Francia pero vivió en muchos lugares del mundo. 

Una verdadera apasionada de la causa vegana, soñaba con construir un santuario de animales, pero se enfrentaba al hecho de que los santuarios dependen en gran medida de las donaciones para funcionar y son difíciles de ampliar. Después de considerar todos los factores necesarios para construir, operar y mantener santuarios, se dio cuenta de que las granjas lecheras podrían satisfacer todas estas necesidades. Empezó a convertir su sueño en una realidad desarrollando un método integral para que los ganaderos lácteos hicieran la transición a las leches vegetales y convirtieran sus granjas en santuarios. Proyecto al que llamó Refarm’d.

Yo creo que esta mujer es una verdadera visionaria.

Visión” y “innovación” son las palabras que usaría para describir a Geraldine y a Refarm’d .

Mariana & “Valéxico

Mariana y yo coincidimos como miembros de un colectivo de mujeres que intentaban crear un proyecto colaborativo que diera visibilidad a las artesanas de la Comunidad Valenciana. El proyecto acabó siendo cancelado pero nuestra amistad fue una de las muchas cosas positivas que salieron de allí. 

Mariana creó Valéxico con la idea de acercar y promover las artesanías de su país (México) en Europa; así como dar a conocer los productos hechos a mano por artesanos en Valencia. Se dió cuenta de que las artesanías y los productos hechos a mano son una alternativa sostenible al consumo de productos fabricados de manera masiva. Además de que promueven el consumo local, del pequeño comercio y una economía circular en la que productores, creadores y consumidores se conocen.

Por ello Valéxico, más que una tienda online, es una plataforma que promueve el consumo consciente y responsable, tratando de educar a la comunidad de seguidores sobre la importancia medioambiental, económica y social de consumir este tipo de productos y dejar a un lado los productos de fast fashion, de producción masiva o de “usar y tirar”.

Además de trabajar en Valéxico, Mariana es experta en Marketing Digital, aptitud que usa para ayudar otros emprendedores a llegar a sus clientes online.


Mis palabras clave para describir a Mariana y a su plataforma son “apoyo” y “concienciación“.  

Giulia & “Toma!”

Conocí a Giulia en una comida en casa de una amiga. Soy una enamorada de los fermentados así que cuando supe que hacía quesos veganos supe que teníamos por lo menos dos pasiones en común. 

Giulia es italiana y trabaja en cocinas de restaurantes desde los 17. La palabra chef no le acaba de convencer por lo que le gusta más decir que simplemente transforma ingredientes en comida. Durante el confinamiento del año pasado Giulia se quedó sin trabajo y, como es de esas personas que no pueden estar paradas, decidió invertir su tiempo y energía en hacer experimentos con frutos secos para transformarlos en quesos.

Toma! es su marca de “honesty food”, como le gusta llamar a una producción honesta de comida saludable, con ingredientes nutritivos  y, claro, sin productos de origen animal. El emprendimiento de Giulia acaba de empezar pero yo sé que va a llegar lejos.

Para mi proyectos de este tipo son muy importantes porque una de las razones que me hacía dudar de hacerme vegana era mi adicción al queso. Hoy en día se que no se pierde nada con dejar los quesos de origen lácteo porque los quesos veganos hechos de forma artesana (como los de Toma!) son mucho más sabrosos, variados, sanos y éticos.  

Energía” y “acción” son las palabras que usaría para describir a Toma! y su creadora.

Julia & “Julia Lu Studio

Conocí a Julia en un mercadillo donde ambas participamos. Sus obras en cerámica prendieron mi mirada por su belleza, diseño orgánico y por la sensación de tranquilidad que el conjunto de su puesto me transmitió. Cuando supe que Julia había estudiado diseño de moda en la universidad (como yo) y que además también es vegana me acabó de conquistar. Le pedí su contacto e hice una nota mental de que habría que invertir en crear una amistad con esta polaca tan simpática. 

Las piezas de cerámica de Julia Lu Studio están inspiradas en la pintura y en la naturaleza. Juega con las formas orgánicas e irregulares, encontrando la belleza en las imperfecciones. Se basa en la filosofía del Wabi Sabi y el minimalismo, aunque a veces le gusta experimentar con el color y la decoración. Sus creaciones son una unión entre arte y funcionalidad y sus  cerámicas son como cuadros abstractos en los que se puede comer y beber.

Julia tiene también una línea de productos diseñados específicamente para proporcionar relajación a los usuarios y dar una atmósfera acogedora a los espacios. Aunque me encante todo lo que hace estoy enamorada de estos productos que invitan a la quietud.

Las palabras que identificó con Julia y sus obras son: “delicadeza” y “tranquilidad“. 

Belén & “emplogreen

Conozco a Belén por las limpiezas de playa con BIOagradables porque ambas somos colaboradoras de la organización. Más recientemente acabamos teniendo otro vinculo porque ambas tenemos proyectos siendo apoyados por Col.lab, la aceleradora pública de Las Naves. Emplogeen está en el programa “Scale Up”, mientras el proyecto que estoy desarrollando con un grupo de diseñadoras MeuTeu Co-design Lab (del cual os hablaré más en otro momento) está en el programa de “pre-aceleración”. 

Belén es apasionada por innovación y economía social, emprendimiento, gestión de proyectos y Equipos Humanos. Aunque la industria se llama Recursos Humanos, a ella esa expresión no le gusta nada, y no identifica emplogreen con ella. La idea para el negocio surgió de su propia dificultad en encontrar un empleo que se alineara con sus valores fundamentales.

Ahora a través de emplogreen ayuda a otras personas mostrándoles que pueden trabajar haciendo lo que les gusta y en lo que son buenos sin dejar de lado lo que les importa. Su misión es poder aportar a la sociedad un portal de empleo que sea transparente, que solo publique empleos éticos y de empresas que son de economīa social o sostenible.

Las palabras para describir a Belén y a su negócio son “compromisocomunidad.

Marian & “Khambu

Conozco a Marian a través de la comunidad vegana de Valencia, tenemos amigos en común y hemos coincidido en varios eventos a lo largo de los años. Hoy en día la veo muy a menudo porque soy una cliente frecuente de Khambu. 

Marian es diseñadora gráfica de profesión, emprendedora por vocación y activista por respeto a los animales y al medioambiente. Creo que la combinación de esas tres aptitudes son la clave para el éxito de su restaurante.

Khambu es el único restaurante del estilo “fast food” que frecuento, porque sus valores me llevan a quitarlo de esa caja. A pesar de que la comida realmente llega a la mesa, o a la barra (ahora que estamos en época de “take away”) con mucha rapidez, la preocupación visible por la sostenibilidad (solo se utilizan materiales compostables, renovables o reutilizables), el trabajo de equipo (se de fuentes directas que el ambiente de trabajo es muy bueno) y el servicio caluroso de atención al cliente, hacen de Khambu una opción certera para aquellos días en los que tengo ganas de comer algo más “gordivegan”. 


Ingenio” y “perfeccionismo” son los vocablos que elijo para describir a Marian y su negócio.

Natalia & “Maminat

Conozco a Natalia más bien virtual que personalmente también por medio de Col.lab (su proyecto está en el programa de “Scale-up” de la aceleradora de Las Naves). Otro de los miembros de su equipo: Romina, es una amiga de hace ya algunos años con la cual comparto valores y la pasión por la comida. 


La historia de Natalia y Maminat es bastante empoderadora. En el 2011 le diagnosticaron un problema en la piel producido por las sustancias tóxicas que   llevan los cosméticos que habitualmente utilizaba (y los mismos que usa la mayoría de la gente). A partir de ese momento, se adentró en el mundo de la cosmética natural y empezaron sus estudios de cosmetología, aromaterapia y de aprender de forma autodidacta sobre el poder que pueden tener las plantas para la salud de la piel y del cabello. Así, tras 6 años de ensayo-error, investigaciones y de preparar sus propios cosméticos, Natalia decide dar el paso y crear su propia marca de cosmética natural y ecológica. 

Es ella quien elabora las fórmulas de los productos, gestiona la estrategia a seguir en Maminat y es quien está detrás de la comunicación de la marca así como de sus redes sociales. Hoy en día cuenta con un equipo de trabajo integralmente femenino (aunque no descarta contratar a un hombre “para equilibrar las energías”). Romina es quien elabora todo el diseño gráfico de la marca: etiquetas, web, los catálogos, etc. y Tamara da apoyo a las ventas online. 

Las palabras que usaría para describir a Natalia y su marca son “enfoque” y “empoderamiento“.

Fue difícil restringirme a 8 ejemplos porque la verdad es que conozco muchas más mujeres empreendedoras de la comunidad.

Seguramente conocéis otras mujeres emprendedoras de la Comunidad Valenciana con proyectos estupendos. Queréis compartirlos con nosotrxs?

Feliz 8 de Marzo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *